Adiós píldora ¿Qué es el SPP?

Sindrome post-pildora

*Este post es contenido creado originalmente para Vegavero.

El llamado Síndrome Post-Píldora (SPP, en realidad sería post anticonceptivos hormonales (AH), pero es más fácil píldora), es un conjunto de síntomas que se presentan, con cierta frecuencia, cuando dejas de tomarla. Pueden darse desde casi el principio o tardar algunos meses en aparecer. Suelen ser síntomas que ya experimentabas antes de los AH junto con algunos nuevos que estos han ido produciendo en tu cuerpo.

El SPP es temporal y una vez que hayas identificado la raíz del problema, puedes equilibrar tus hormonas y volver a sentirte bien. Estos son algunos síntomas que puedes (o no) experimentar:

  • dolores de cabeza
  • cambios de humor
  • acné
  • disbiosis intestinal
  • problemas digestivos (gases, pesadez estomacal, estreñimiento, diarrea…)
  • amenorrea
  • sangrados más abundantes
  • hipotiroidismo
  • caída del pelo
  • SOP post píldora
  • infertilidad, etc.

Entonces ¿las dejo o no las dejo de tomar?

No te asustes por el posible síndrome post-píldora. Sobre todo ten calma y paciencia. Sé consciente de que es parte de un proceso de limpieza y readaptación. Tu cuerpo se estará recuperando de un fármaco que ha interferido con tu organismo durante mucho tiempo. A veces años. Si experimentas síntomas al dejar los anticonceptivos hormonales no son “cosas tuyas”, es este síndrome. Es real y tiene solución.

Los anticonceptivos hormonales apagan tu ciclo menstrual e impiden la ovulación, por eso mismo son anti-conceptivos. Pero dejar de ovular y de menstruar no sale gratis. Estás apagando una función fisiológica, ni más ni menos. Además, estas sustituyendo tus hormonas naturales por otras sintéticas que no hacen lo mismo ni producen sus beneficios. Consecuencias: principalmente problemas con las glándulas suprarrenales, el hígado, el intestino, el sistema inmune y la tiroides.

Empecemos por lo bueno: efectos positivos de dejar los anticonceptivos hormonales

A parte del beneficio evidente de dejar de inundar tu cuerpo con hormonas sintéticas, entre otras cosas puedes experimentar:

Adiós ansiedad… ¡hola buen humor!
Muchas mujeres notan esto al poco tiempo de dejarlos. La ansiedad, el nerviosismo y la depresión que les empezó al poco tiempo de tomar la píldora desaparecen. Empiezan ser ellas mismas otra vez. Están más animadas y de mejor humor. ¡He vuelto!

Vuelvo a dormir
Sin ansiedad y con un sistema nervioso más estable tu cuerpo se relaja con mayor facilidad y es más fácil conciliar el sueño. Además, en cuanto vuelvas a ovular volverás a producir progesterona (¡yujuuu!), la hormona del relax y el bienestar. Dormirás más y mejor.

¡Mi libido ha vuelto!
Esta será de las cosas que más notes (y que más celebres, sola o acompañada). ¡El sexo vuelve a existir! Y vuelve a apetecerte. Vuelven tus orgasmos, vuelves a excitarte con facilidad, vuelve tu lubricación natural, no más vagina seca ni molestias con la penetración. ¡Yujuuuu!

Energía y más energía
Los anticonceptivos hormonales producen una pérdida importante de vitaminas y minerales, nutrientes que tus células necesitan para producir energía (entre otras muchas cosas). Cuando recuperas tu metabolismo y tu función intestinal, mejora la absorción de nutrientes y no solo mejora tu energía, también lo hacen tus hormonas.

¿Cándida vaginal? ¿Infecciones? Nunca más

Tu vagina va recuperando su microbiota, lubricación y flujos, y con ello su barrera protectora ante hongos, virus y bacterias patógenas. Muchas mujeres experimentan cándida de repetición o infecciones recurrentes con los anticonceptivos hormonales. Una vez que los dejes, vagina sana, vagina feliz.

Adiós kilos de más

Aunque muchos lo niegan, un efecto secundario muy común de los anticonceptivos hormonales es el aumento de peso. Ya sea por retención de líquidos, porque el metabolismo se ralentiza, porque te haces más resistente a la insulina, porque eres más propensa a la inflamación, o por todo junto. Sin anticonceptivos hormonales todo irá volviendo a la normalidad.

¿Qué esperar si dejo los anticonceptivos hormonales?

Puede que no tengas que esperar nada. Es posible que si los tomabas como anticonceptivos y tus reglas eran regulares y asintomáticas, vuelvan a ser así (o no). No todas las mujeres sufren el Síndrome Post-Píldora al dejar los anticonceptivos hormonales (aunque es bastante común).

Peeero… Si tomabas los anticonceptivos hormonales para “tratar síntomas”, tengo una sorpresa para ti: ahí van a seguir. Puede que sigan igual o que hayan empeorado. La píldora no es un tratamiento, es un parche. Si tapas una herida sin curarla previamente, al destaparla va a seguir ahí y probablemente esté peor. Si no vas a solucionar la raíz del problema, con el tiempo esto suele producir más daño que beneficio.

Estos son los síntomas más comunes del SPP:

SOP post píldora
Al dejar los AH puedes pasar por un periodo de andrógenos altos. Sobre todo si has tomado algún anticonceptivo que contenga drospirenona o ciproterona. Es este tipo de SOP si antes de la píldora no lo padecías ni tenías síntomas. No olvides que son efectos temporales. Vigila tu alimentación, prioriza tu sueño y haz ejercicio con frecuencia. Si no mejoras en unos meses puede que necesites ayuda de una especialista.

Sangrado abundante y dolor menstrual
Si empezaste a tomar AH por esta razón, tienes muchas posibilidades de que vuelvas al punto de partida. La píldora (los AH) no es un tratamiento. Busca-el-origen-del-problema. El dolor menstrual no es normal, menos aún si es incapacitante. Dieta antiinflamatoria, algo de suplementación y mucho apoyo al hígado son un buen punto de partida.

Amenorrea
Algunas mujeres, esto no pasa siempre ni mucho menos, pueden experimentar amenorrea (ausencia de menstruación por más de 3 meses) al dejar los AH. Si tus periodos eran regulares antes, al dejarlos tu regla debería volver en unos tres meses. Si tenías amenorrea o tus periodos eran irregulares antes de los AH ¡sorpresa! Probablemente van a seguir siéndolo. Al dejarlos pueden tardar en volver hasta 6 meses. A partir de ese plazo deberías de hacerte un análisis de hormones y para ver qué está pasando. Y busca ayuda.

Acné post píldora
Suelen sufrirlo mujeres que tenían acné antes de tomar AH y que los usaban como “tratamiento” o las que han desarrollado SOP post-píldora. Puede darse un “efecto rebote” porque nunca se trató la raíz del problema, que sigue ahí. ¿Qué puedes hacer? comer más alimentos ricos en zinc, dejar lácteos de vaca y gluten, comer más alimentos fermentados (probióticos)… Y sobre todo, buscar el origen del problema.

Cambios de humor
Con los AH la “conversación” entre tu cerebro y tu ovarios se interrumpe. Al dejarlos esta conexión no se recupera de pronto. Necesitas tiempo y, mientras tanto, puedes notar cambios de humor. Tu cuerpo funcionaba con hormonas “prestadas” y ahora tiene que aprender a producir y usar las propias. Ten paciencia, mímate mucho y entiende que es un proceso. Elimina los azúcares y muévete con regularidad y empezarás a notar la mejoría. Por supuesto, si ves que no puedes manejarlo sola, busca ayuda.

Problemas digestivos
Esto empieza mientras estás tomando AH. Tu metabolismo (hola tiroides) se suele ralentizar, te sueles hacer más resistente a la insulina y tu intestino se suele empobrecer. Traducido: problemas de inflamación, intestinales y de absorción de nutrientes. Puedes experimentar digestiones lentas y pesadas, gases, estreñimiento y/o diarrea, mal aliento, hinchazón abdominal… Al dejarlos todo esto puede empeorar un poco al principio, hasta que tu cuerpo elimine las hormonas sintéticas del todo y tu intestino se recupere (lleva su tiempo, de nuevo, paciencia). Si los síntomas son severos busca ayuda profesional.

Que no te asuste el Síndrome Post-Píldora

Todo esto puede dar miedo y hacerte dudar. Pero da más miedo seguir prolongando los efectos secundarios de los AH. Y hay mucho que puedes empezar a hacer incluso antes de dejarlos. Puedes reponer nutrientes, reparar tu intestino, mejora tu alimentación e hidratación antes de dejar los anticonceptivos hormonales.

Ten en cuenta que hasta que recuperes un ciclo regular y sano pasará un tiempo, ten paciencia. Sé que esto es lo que más cuesta así que te lo repito. Ten-pa-cien-cia.

Y recuerda siempre que al dejar los AH, en el 99% de los casos, estás haciendo lo mejor para tu cuerpo, para ti. Te daré consejos más concretos en un próximo post y, si necesitas ayuda, puedes pedir una sesión gratis de 20 minutos conmigo y comprobar si quieres que te acompañe en este proceso.

Como siempre, un abrazo de hermana y ¡buenos ciclos!

firma

 

 

 

Bibliografía consultada:
Dra. Lara Briden, “Period repair manual”, publicado por Pan Macmillan, edición revisada en 2019.
Dra. Jolene Brighten, “Beyond the pill”, publicado por Harper One, 2019.
Holly Grigg-Spall, “Sweetening the pill”, publicado por Zero Books, 2013.

2 comentarios

  1. Sandra
    4 abril, 2020

    Buenas tardes. Quiero dejar la píldora (Levobel) para quedarme embarazada, pero tengo hipotiroidismo y Sindrome de ovarios poliquisticos.
    Sería recomendable dejar las anticonceptivas? O hay otro tratamiento para el SOP? Tengo sobrepeso a raíz de esto y no quisiera engordar más.
    Muchas gracias.

    Responder
    1. Ali
      10 abril, 2020

      Hola Sandra. Por supuesto que hay alternativas a la píldora para el SOP. De hecho, la píldora no es un tratamiento, es un parche, porque no te está tratando nada, no te va a solucionar ni a curar nada. Lo único que hace es ocultar los síntomas. Si además tienes hipotiroidismo con más razón, ya que la píldora puede agravarlo. El tratamiento para ambas cosas (SOP e hipotiroidismo) tiene que ser individualizado en base a tus necesidades específicas (no hay dos cuerpos iguales), pero principalmente sería adaptar tu alimentación, trabajar con algo de suplementación, establecerte una rutina de ejercicio adecuada a tus necesidades y aprender a gestionar el estrés y a dormir más y mejor. Gracias por comentar 😉

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba