Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP): Ni son los ovarios ni son los quistes

Síndrome de Ovario Poliquístico

El SOP (Síndrome de Ovario Poliquístico) es, junto con la endometriosis, uno de los problemas de salud femenina más comunes hoy. Se ven afectadas entre un 5% y un 20% de las mujeres en edad reproductiva en todo el mundo. El problema es que muchas veces está mal diagnosticado o no se sabe que se padece.

Este síndrome no es exactamente una enfermedad, ni se origina en los ovarios, ni la causan los quistes. ¿Entonces por qué se llama Síndrome de Ovario Poliquístico? Porque la denominación está obsoleta y porque ese es su síntoma más visible.

Los quistes de los ovarios son un síntoma, no son la causa, ni son los responsables del aumento de peso, del hirsutismo, de la infertilidad por falta de ovulación ni de los posibles problemas coronarios.

Y aunque la palabra ‘ovarios’ está en el mismo nombre que define el síndrome, tampoco tiene su origen en ellos. Los ovarios se ven afectados por él, lo que hace que funcionen de manera anormal, pero no tienen nada que ver con el origen del SOP.

Debido a esta falta de relación entre como se llama y lo que en realidad es, en 2012, durante el Congreso Internacional de Endocrinología, se propuso un cambio de nombre y llamarlo ‘Síndrome Metabólico Reproductivo’. El 72% de las cerca de 3.500 personas que participaban en este congreso estuvieron de acuerdo. Otro nombre que se baraja es Síndrome Anovulatorio por Exceso de Andrógenos. Para mi lo importante es que se esté hablando del tema y que cada vez se investiga más, lo del nombre, siempre que se consigan resultados, es secundario. Prefiero que los recursos y la energía se dediquen primero a investigación.

Otra característica del SOP es que aún ni se conoce su origen ni tiene un tratamiento médico que lo cure. Y si, solo afecta a las mujeres*. Ata cabos.

¿Y qué es entonces?

El SOP es un conjunto de síntomas (síndrome) causados por desequilibrios de tipo endocrino y metabólico, no es una enfermedad en sí misma. De todos los síntomas el más importante, llamativo y causante de otros síntomas, es la falta regular de ovulación.

Según la Androgen Excess and PCOS Society (Asociación de Exceso de Andrógenos y SOP), una persona con SOP tiene estas 3 características (1):

  1. Hiperandrogenismo (niveles de hormonas andrógenas, masculinas, excepcionalmente altas: la testosterona, la dehidroepiandrosterona (DHEA) y la androstenediona), ya sea diagnosticado mediante analítica o por características físicas (hirsutismo, acné, alopecia masculina).
  2. Periodos irregulares y falta de ovulación regular (oligomenorrea y oligoovulación), lo que produce ovarios poliquísticos.
  3. Que se hayan descartado otras razones que expliquen el hiperandrogenismo**. El hiperandrogeniso puede ser causado por alguna medicación o por alguna enfermedad relacionada con la pituiraria o las glándulas suprarrenales, exceso de prolactina o en algunos casos de hipotiroidismo.

Todo esto hace que se produzca un desequilibrio en la producción de hormonas femeninas, lo que se traduce en:

  • Estrógeno y progesterona más bajas de lo normal, lo cual provoca síntomas anímicos como depresión, ansiedad, insomnio, pero también hace que aumente el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • FSH (Hormona Folículo Estimulante), la LH (Hormona Luteinizante) y la AMH (Hormona Anti Mülleriana) más altas de lo normal, lo cual impide una ovulación regular y provoca en parte los ovarios poliquísticos.

Impacto en los sistemas reproductivo, endocrino y metabólico

Esto tiene un impacto directo en todo el sistema reproductivo, pero también en todo el sistema endocrino y metabólico. Recuerda que todas las hormonas de nuestro cuerpo están interconectadas entre sí. Cuando pasa algo raro  con unas, el desequilibrio se termina extendiendo a todas. Por eso, muchas personas con SOP también tienen resistencia a la insulina (si, la insulina es otra hormona) y/o hipotiroidismo.

Los niveles altos de hormonas masculinas impiden el correcto funcionamiento de los ovarios y un mal funcionamiento de los ovarios hace que se produzcan más hormonas masculinas. Es una pescadilla que se muerde la cola. Esto también influye a la conexión de los ovarios con el eje Hipotálamo-Pituitaria-Adrenales, que es el que les envía las señales de qué hormonas producir en cada fase del ciclo y en qué cantidades. La consecuencia más común es que se generen más folículos de lo normal en los ovarios cada mes.

Una persona sin SOP suele tener de 6 a 12 folículos por ovario cada mes durante su edad reproductiva (más durante la adolescencia y menos a partir de los 38 años aproximadamente). Una persona con SOP suele tener más de 12 folículos por ovario cada mes. El problema es que con SOP la mayor parte de las veces no llegan a madurar ni se produce la ovulación. Al no ovular, todos esos folículos permanecen en los ovarios, por eso tienden a ser poliquísticos.

Pero tener ovarios poliquísticos en sí mismo no es tener SOP. Le ocurre al 25% de las mujeres en algún momento de su vida. Esto solo indica que estás pasando por una fase de problemas de ovulación. Como ya he comentado otras veces, la ovulación es muy sensible a factores externos. Es muy común no ovular de vez en cuando, sobre todo si hay mala nutrición o mucho estrés, o ambos, de por medio. Muy común no significa muy normal.

Síntomas más comunes del síndrome de ovario poliquístico

Los síntomas más comunes del SOP están relacionados con las alteraciones que el exceso de las llamadas ‘hormonas masculinas’ produce en el cuerpo. Pueden ser meramente desde estéticos hasta psicológicos, endocrinos y metabólicos:

  • Oligomenorrea (periodos irregulares).
  • Periodos de más de 35 días con sangrado que puede ser abundante (típico de un ciclo anovulatorio).
  • Hirsutismo (exceso de vello facial, en el pecho, barriga, espalda…)
  • Infertilidad por la falta de ovulación (gran parte de los problemas de fertilidad femeninos no relacionados con la edad se deben al SOP).
  • Acné y otros problemas de piel.
  • Alopecia (calvicie en la parte superior del cráneo).
  • Obesidad, sobre todo en cintura y caderas (cuerpo con forma de manzana).
  • Problemas para perder peso.
  • Ansiedad y depresión (por la falta de estrógeno y progesterona).
  • Insomnio.
  • Falta de energía.
  • Problemas digestivos: gases, hinchazón abdominal, colon irritable…
  • Antojos y dependencia del azúcar.
  • Resistencia a la insulina.
  • Tendencia a la diabetes tipo 2.
  • Problemas de tiroides (hipotiroidismo).
  • Mayor riesgo de dolencias cardiacas.

No todas las personas con SOP tienen los mismos síntomas ni los tienen todos. Depende de lo desarrollado que esté el síndrome y del tipo de SOP que se tenga (te lo explico en el próximo post). Pero también depende de cada persona, de su estilo de vida, de su bio individualidad, de su situación, etc. Cada persona con SOP es un caso de SOP diferente.

¿Cómo se diagnostica?

Si te han diagnosticado SOP y las únicas pruebas que te han hecho son ecografías, es posible que te hayan diagnosticado mal. En la ecografía sólo se puede detectar que, en ese momento en concreto, tienes ovarios poliquísticos. Porque probablemente en ese ciclo en concreto no ovulaste. Eso no significa que en el anterior no ovularas ni que no lo vayas a hacer en el siguiente.

La ecografía solo te dice lo que ve en ese momento, pero no puede predecir si vas a ovular al siguiente mes o no. Y como hemos visto, los ovarios poliquísticos por sí solos no significan que tengas SOP.

Además de la ecografía, necesitas una analítica específica de tus hormonas. En ese análisis te tienen que pedir tus niveles de:

  • Estrógeno
  • Progesterona
  • Dehidroepiandrosterona (DHEA)
  • Testosterona (libre y total)
  • SHBG (por sus siglas en inglés, Globulina Fijadora de Hormonas Sexuales)
  • Androstenediona
  • FSH
  • LH
  • AMH
  • Prolactina

Y tiene que darte resultados positivos en hormonas andrógenas anormalmente altas y femeninas anormalmente bajas para que, junto con la ecografía, te puedan diagnosticar SOP. Para tener un diagnóstico más completo, también es importante que te analicen tus niveles de insulina (que no de glucosa) y tu sensibilidad a la misma. Entre un 65 y un 70% de personas con SOP tienen también resistencia a la insulina. Lo que significa que padeces un problema metabólico por el cual no procesas bien ni la glucosa ni la insulina (esto lo desarrollaré más en el próximo post).

Tampoco estaría mal que ya de paso te miren la tiroides. Muchas personas con SOP tienen también hipotiroidismo y el tratamiento de ambas debe de ser conjunto e integrativo.

Resumiendo

Para tener SOP tienes que tener estos tres factores: hiperadrogenismo, falta de ovulación u ovulación irregular que produce ovarios poliquísticos, y haber excluido otras causas para tener las hormonas andrógenas altas.

Tener ovarios poliquísticos en sí mismo no es tener SOP.

Para un diagnóstico fiable necesitas además de una ecografía transvaginal un análisis de tus hormonas, de tu respuesta a la insulina y de tu tiroides.

Si te has quedado con dudas no te puedes perder el próximo post. Del SOP hay muchísimo que decir. En el próximo post te hablaré de los 4 tipos de SOP que hay, de los tratamientos que se ofrecen (tema candente) y de fertilidad y SOP.

Hasta entonces, te leo en los comentarios.

A tu salud!

Ali

*Me ha costado mucho decidirme a poner ‘mujeres’ en esta primera parte del texto, no quiero excluir a nadie. Lo he hecho porque quiero resaltar que la falta de investigación y de interés científico que históricamente ha habido con el SOP, la endometriosis y la adenomiosis, etc., ha sido otra discriminación más de género. Esto me parece muy importante ya que es una de las problemáticas que acompaña a este síndrome y a las dolencias ‘femeninas’. Lo que nos pasa a las personas que no somos hombres cis queda fuera de lo que es ‘importante’ para la ciencia y la medicina androcéntricas. De resto uso ‘personas con SOP’ porque me parece el término más correcto.

**Tener hiperandrogenismo (lo que se considera exceso de atributos u hormonas llamadas masculinas) no es ninguna enfermedad ni es en sí mismo un problema de salud. El problema viene si por esa característica hormonal desarrollas un SOP o alguna otra dolencia de tipo endocrino, metabólico o de algún tipo que afecte a tu salud.

De temas de género, sexo, sexualidad y SOP hablará mi compañera sexóloga Irene Aterido, de meduelelarelga.com, en un post que saldrá también este mes. Yo estoy esperando ansiosamente poder leerlo.

2 commentarios

  1. Victoria
    8 septiembre, 2018

    Muy interesante.

    Responder
    1. Ali
      10 septiembre, 2018

      Muchas gracias!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba