La regla salió del armario

regla_salido_armario

Mira, yo no sé tu, pero yo la verdad es que estoy harta de que hablar de algo tan absolutamente normal y maravilloso como es la regla en nuestras vidas, sea tabú. Si, no estoy loca, he dicho que tener la regla es maravilloso (lo es y si sigues leyendo te darás cuenta de que tengo razón). Estoy hasta el moño, de verdad. Así que lo he decidido.

Este primer post con el que inauguro mi blog, que quiero que sea un espacio libre de prejuicios y abierto al cambio, no puede empezar con puertas cerradas. Ya es oficial: La regla ha salido del armario. No más hablar de ella en voz baja. Basta de esconder las compresas, los tampones o las copas menstruales. Se acabó decir «estoy mala» o «en esos días» o algún otro sin sentido semejante. No más eufemismos para hablar de algo que tenemos todas durante tantos años de nuestra existencia. Dilo claramente y con la cabeza bien alta:

“tengo la regla”

Además, me niego a sentir vergüenza por algo que:

  1. Es absolutamente normal, es más, lo anormal es no tenerla (a menos que estés embarazada, seas una niña y aún no te haya venido o estés ya en la menopausia).
  2. Es un síntoma de salud, cuando tenemos algún problema con la regla, tenemos, en mayor o menor medida, algún problema de salud. La regla es un «medidor» de nuestra salud general.
  3. Es lo que nos permite ser madres (solo si queremos).
  4. Es maravilloso porque es lo que nos hace ser como somos, exterior e interiormente. Gracias a nuestros ciclos menstruales segregamos estrógeno y progésterona, las hormonas que nos dan el aspecto externo «de mujer». Hormonas que además nos aportan salud o nos la quitan. Y que intervienen no sólo en nuestra menstruación, sino que son claves para nuestra fertilidad y para la salud general de nuestro corazón, cerebro, la calidad de nuestro sueño y de nuestros huesos, entre otras muchas cosas.

Normalidad, por favor

No hablar con normalidad sobre la regla sólo nos perjudica, nos aísla y nos hace más débiles. Si no nos sentimos cómodas hablando de algo que es perfectamente normal, es más fácil que no sepamos reconocer los problemas, cada vez más comunes, que vienen asociados al periodo. Que nos sintamos perdidas y confusas, que aguantemos molestias y dolor sin necesidad. Que lleguemos al extremo de pensar que lo que nos pasa es normal y no busquemos ni le pongamos solución.

No es normal tener demasiado dolor, hasta el punto de incapacitarte, o sangrar mucho durante más de 3 días, o tener un síndrome premenstrual que te vuelve loca o insoportable, o no saber nunca cuando te va a venir. Muchas mujeres, y la mayoría de los hombres, no saben cómo es una regla normal. Y esto pasa por la vergüenza que nos han inculcado en esta sociedad sobre nuestros cuerpos. Sobre cosas tan absolutamente naturales y cotidianas como es tener la menstruación.

¡Basta ya!

A partir de ahora reivindico que se hable abiertamente de la regla. Háblalo con tu madre, con tu hermana, con tu hija, con tus amigas. Comparte tus dudas, tus preocupaciones, cómo es tu ciclo, cómo te sientes, cuánto te dura, cada cuánto te viene, si eres regular o no. Y, por favor, háblalo con tu padre, con tu hijo, con tu hermano, con tu pareja y con tus amigos. ¡Normalizar!

Ya sé que me vas a decir que no es fácil, que no te sientes cómoda al hablar de tu regla. Por supuesto, cada una tenemos nuestros tiempos y nos costará más o menos hacerlo, pero inténtalo. Ya verás que bien sienta. Háblalo con normalidad y siéntelo con normalidad. Que lo vean como algo natural y positivo, que entiendan lo que es y que te entiendan a ti como una persona que tiene un cuerpo que funciona cíclicamente.

Hay que aprender a valorar la menstruación

y a reivindicar sus beneficios. Aceptarla y conocerla. Y por supuesto, ya está bien de estigmas. Tenemos que dejar de pensar que es algo negativo, sucio, desagradable, impuro, obsceno, etc. No es bueno que sientas que una función natural y propia de tu cuerpo es algo malo. Porque no lo es. Nada de lo que ocurre en nuestro cuerpo lo es. Todo todo lo que tenemos y que pasa de forma natural en nuestro cuerpo ocurre y está ahí porque es bueno y necesario. Como el apéndice, que todo el mundo piensa que no sirve para nada, pues si está ahí es por algo (ya te contaré más adelante).

Así que ya sabes, la próxima vez que te venga la regla acuérdate de mi. Recuerda: la regla salió del armario. Empieza a sentirla de otra manera, alégrate de tenerla, agradece que esté ahí. Y, si te apetece, empieza a hablar de ella. Sin prejuicios. Sin presión. Si quieres puedes empezar a hacerlo aquí abajo, estaré más que encantada de que compartas lo que quieras y de leerte.

En este espacio también hablaré abiertamente de la perimenopausia y de la menopausia, dos fases más de la vida hormonal de las mujeres. Dos fases de transición que, como casi todo en esta vida, tienen sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas.

Te dejo aquí dos enlaces de noticias recientes que me han terminado de animar a escribir este post. Espero que, como mínimo, te hagan reflexionar, darle vueltas al tema y verlo desde una perspectiva diferente.

“Disfruta la regla hasta en el metro”
“Ha llegado el momento de representar el periodo menstrual con un emoji”

Si te ha gustado este post y crees que a alguien más puede gustarle o interesarle se generosa y compártelo ¡Gracias!

Y si quieres estar al día de lo que publico, de ofertas en mis cursos y sesiones, no te lo pienses más y suscríbete a mi Newsletter. Es rápido e indoloro y te puedes borrar cuando quieras (aunque me dará penica que lo hagas). Tranquila, respeto mucho tu tiempo, salvo contadísimas excepciones, no te enviaré más de un correo a la semana.

11 commentarios

  1. Dácil
    2 febrero, 2018

    Hola Ali, me encanta tu blog, y presiento que voy a aprender mucho leyéndote. La regla es nuestra, el natural y es salud, a disfrutarla!

    Responder
    1. Ali
      2 febrero, 2018

      Muchas gracias Dácil! Me encanta tu entusiasmo, hasta pronto!

      Responder
  2. Patricia
    2 febrero, 2018

    Toda la razon!!! Yo es algo que vengo haciendo en casa desde hace un tiempo, mi hijo de 7 años ya sabe lo que es. Una vez en el baño me vio y me dijo, tú también usas pañal!!! Jajajaja, y se lo expliqué, y no pasó nada, preguntó si me dolía, le dije que algunas veces, y me abrazó y me dio un beso para consolarme. Pronto seremos dos en casa con la regla, y si, será normal y fantástico. Gracias por este blog, lo difundire todo lo que pueda!

    Responder
    1. Ali
      2 febrero, 2018

      Muchas gracias Patricia! Me parece genial lo que comentas. Me encanta la solidaridad de tu hijo y que seas una practicante en activo de la normalización de la regla. Muchas gracias y hasta pronto!

      Responder
      1. patricia arriaga Hardisson
        3 febrero, 2018

        Ya sabes lo cariñoso y especial que es Jorge, que ni me di cuenta de decirte quién soy, qué desastre, yo como si estuviéramos en el wp de primos!!

        Responder
  3. Laura Martínez
    2 febrero, 2018

    Enhorabuena por todo el trabajo hecho. Muy interesante el contenido y seguro que también los futuros!

    Responder
    1. Ali
      2 febrero, 2018

      Muchas gracias Laura! Espero seguir viéndote por aquí.

      Responder
  4. Alicia
    2 febrero, 2018

    Me encanta tu blog, lastima que no existiera unos años atras. Estarè alerta por si sacas tambien del armario a la menopausia!

    Responder
    1. Ali
      2 febrero, 2018

      Muchas gracias Alicia! La menopausia saldrá del armario en breve, junto con la perimenopausia, cogidas de la mano 😉

      Responder
  5. Maite
    7 febrero, 2018

    Enhorabuena por tu trabajo, Ali!! Y gracias por ayudar y aconsejar a todas aquellas mujeres, que como yo, queremos tener una vida normal. Que la regla no nos limite!!

    Responder
    1. Ali
      7 febrero, 2018

      Muchas gracias Maite! Ya verás como al final estarás encantada de tener la regla 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba